domingo, 6 de noviembre de 2011

Jauría Mediática

¿Por qué  el perro al que pasea su amo sujeto de una cinta ladra desafiante  al indigente?

 Tal vez:

 1) Por que lo ve como un adversario frente al basurín buscando comida
 2) Por defender a su amo de una persona “extraña” al que no está acostumbrado a ver
 3) Debido a una especie de  complejo de inferioridad tal  que se pasa de rosca  y quiere demostrar ante al humano su aparente superioridad de condiciones.

Una de estas respuestas puede que sea la acertada o quizás  las tres,  la primera respuesta yo la descartaría porque se supone que el perro que tiene un amo que lo lleva a pasear no le hará faltar comida, abrigo y techo.
 En la segunda dudaría pues he visto perros que están sueltos en la calle y que conozco, que tienen amos que le brindan comida, techo y abrigo, solo que por ignorancia o irresponsabilidad de parte de sus propietarios  los dejan sueltos a la noche para hacer sus deposiciones en veredas y jardines vecinos para luego regresar a rasgar la puerta de donde viven,- esto se suele dar muy frecuentemente en los barrios o en el suburbano- pero he observado en alguna oportunidad que  han ladrado ha indigentes sin la presencia de sus amos.

Si bien dicen que los perros no tienen conflictos emocionales, traumas o complejos como los humanos me atrevo a decir - como persona ligada ha la salud animal- que el comportamiento de los canes no solo se limita en acciones intuitivas, de  sumisión o aprendizaje, los perros como las personas sufren estas patologías, solo que se manifiestan de manera distinta que los humanos o acaso ¿no hemos visto un perro que se esconde después de haberlo pelado?, ¿ de ver un perro deprimido por que se le fue el dueño o notar cierto comportamiento inusual con la llegada de un nuevo integrante en la familia? por eso creo que la ultima respuesta es la mas acertada.

Ahora comparemos - valga la distancia- ha lo que sienten ciertos sectores de la sociedad o individuos que por su complejo de inferioridad se pasan de rosca - como los perros- y “ladran” para poder sentirse superiores o más importantes con relación a otras personas -inteligentes- que no tienen que aparentar nada pues no tienen complejo alguno. Se ha visto y oído a ciertos periodistas que son como perros de amos supuestamente protectores y no solo periodistas hay mucha gente que sin ser conocedores del tema que se está desarrollando toman el papel de disertadores sin ser demasiados inteligentes para poder tener semejante responsabilidad y cuando digo inteligentes no estoy diciendo que sean analfabetos, estoy diciendo inteligentes.                                                                                                                                                                                                             Si bien la mayoría de argentinos supo detectar a estos “perros” que “ladran” por la mayoría de los micrófonos, en las pantallas de de tv y en los diarios, más de un 45 % de la población optó por no apoyar la política que se viene desarrollando – inteligentemente-  desde el 2003 desde que asumió Néstor Kirchner al gobierno. Tengo la esperanza que en  ese más de un 45% haya gente que no apoyó a Cristina por que no supo tener suficiente inteligencia para entender de que se trata este modelo de gobierno y no por  alguna patología psiquiátrica más compleja,- que de ser así va a costar mucho concretar nuestras ambiciones de país- pero ha pesar de este planteo me veo satisfecho por el triunfo de Cristina y del país además de esperanzado por saber que los argentinos somos más los inteligentes cada día pese a tantos perros que se creyeron más que los humanos LADRANDO.

A todos les dejo un saludo y que sigan haciendo el amor todos los días e incluso a los que no votaron por este modelo deseando que puedan lograr ser más inteligentes para no sentirse como perros domésticos.

                                                                                                                                             Néstor  Cando  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada